Menu Close

Nada queda al ‘Azar’

Muchos actores sueñan con llegar a la pantalla y demostrar su talento y para eso la vida ha presentado usualmente dos caminos: uno es la preparación disciplinada y metódica y el otro es esperar un golpe de suerte confiando en el talento. Lo mejor es cuando se mezclan ambas rutas y ese precisamente es el caso de Pablo Azar, uno de los actores de mayor proyección actualmente.

Desde muy niño, Pablo entendió que si quería ser exitoso en el mundo del espectáculo, no podría dejar nada en manos del ‘azar’, incluso si esta palabrita ya le viniera de nacimiento. Tras unos primeros pasos en festivales teatrales en su natal México, decidió dar el salto, física y metafóricamente, trasladándose a Miami, la capital del entretenimiento latino. Compartir créditos con grandes actores en “El cuerpo del deseo”, la producción de Telemundo que lo lanzó a nivel internacional, ha sido uno de sus grandes pilares, llegando incluso a ganar tres premios de interpretación como Mejor Actor Revelación en América Latina por su interpretación de “Simón” en esta novela.

Un sueño tan posible como internacional

A partir de sus estudios en el Centro de Formación Actoral CEFAC en México, dio sus primeros pasos en la televisión mexicana al actuar en producciones importantes como “Como en el Cine” o “Dreaming”.

Desde entonces, Azar ha participado en algunas de las producciones más importantes de Telemundo y Univision, éxitos a nivel mundial en ventas que han logrado altos impactos en países que ni él mismo soñó como EE.UU., España, Portugal, Filipinas, Serbia, Rusia, Bulgaria, Rumania, Irán, India, México, Panamá, Puerto Rico, Colombia, Chile, Argentina, Perú, Venezuela, Ecuador, República Dominicana, Nigeria, Ghana y Uganda.

El primer paso de un gran camino       

A diferencia de muchos artistas el primer sueño de Pablo no fue pisar un escenario… fue patear un balón. Sin embargo por una vocación artística sembrada por su familia y la necesidad de ser independiente para ayudar en su casa, encontró en el arte una forma de no solo subsistir, sino de expresarse: “cuando mi familia llegó vivir a México D.F. (yo fui criado en Chiapas, México) realmente ya era muy tarde para tratar de ser futbolista, y debido a que en mi familia estábamos sufriendo muchos problemas económicos, me sentí en la responsabilidad de apoyarlos, así que un amigo que tenía contactos en agencias de modelaje me conectó con ellos y comencé a hacer castings para comerciales”.

Con unos primeros pasos muy firmes y tras haber creado una pequeña reputación en el mundo de los comerciales, Pablo encontró su primer aliado en el productor mexicano Antulio Jiménez Pons, un visionario creador de talentos que sabe reconocer una fuerza histriónica cuando la tiene en frente. De esta forma llegó “El amor no es como lo pintan” y más adelante “Como en el Cine”, proyecto que considera su gran trampolín internacional pues el éxito de la novela lo llevó a las pantallas de varios países.

El momento del cambio

Luego de probar las mieles del éxito en su tierra, Azar entendió que era momento de dar un cambio en su vida y explorar un territorio tan aterrador como emocionante; por eso, decidió mudarse a Miami para darse la oportunidad de retar su talento y desafiar sus propios miedos. “Creo que Miami es una ciudad que se está convirtiendo en una gran fuente de trabajo para actores latinos que vivimos en Estados Unidos. Muchas empresas están viniendo a Miami a producir lo cual representa más oportunidades para los actores latinos y no dudo que en un futuro no muy lejano Miami se convierta en el Hollywood latino”.

El camino de la vida lo llevó a formar parte de las filas de Telemundo, empresa que hoy lo posiciona como uno de los grandes galanes de la telenovela “Corazón Valiente”, historia protagonizada por Adriana Fonseca y José Luis Resendez y que le ha permitido a Azar representar la contrafigura de la historia y conseguir un nivel actoral tan avanzado, que no sería una sorpresa que protagonice la próxima historia del canal.

Sabe perfectamente que el nivel que espera alcanzar se logra gracias a la disciplina y al compromiso, virtudes que ve en muchos de los compañeros que ha tenido la fortuna de conocer a través de su trabajo; “podría destacar que se me han quedado en la memoria la fuerza, el temple y la determinación de Humberto Zurita, la humildad y sencillez de Angélica María y Susana Dosamantes, la presencia y porte de Andrés García, y el gran talento y maestría de Héctor Bonilla”.

Un hombre inquieto        

Pablo no es solo un artista de la pantalla, para él la expresión artística se vive a través de diferentes “escenarios”. Su sensibilidad artística se extiende también al mundo de la pintura, una de sus pasiones. “Además de la novela estoy trabajando con Toonymanía, un proyecto de arte que tengo; acabo de hacerle una obra homenaje a Chespirito uniéndome al gran homenaje que se le hizo en toda Latinoamérica y estoy preparando también un homenaje a Thalía que consiste en una obra de arte dedicada a ella hecha con la técnica Toonymanía debido a la gran admiración y respeto que les tengo como personas y profesionales”.

Reinventando el mundo de las artes visuales y los colores, Pablo logra mezclar inteligentemente dibujos animados y el color en imágenes de nuestra vida cotidiana, en un estilo único donde las figuras forman otra mayor en abstracción. Azar fue recientemente finalista en el festival de pintura “Festival du Touquet” en Francia, un logro que lo ubica en el radar de los grandes artistas de las nuevas generaciones. Igualmente estuvo exhibiendo el año pasado su “Toonymanía” en Arteamericas, una importante feria que se realiza en nuestra ciudad en el centro de Convenciones de Miami Beach.

El héroe de los que necesitan una voz

Para sorpresa de muchos, este actor también sabe nutrir su lado sensible, y siempre está buscando la forma de ayudar. En estos momentos se encuentra  preparando junto con a organización PETA una fuerte y polémica campaña con el fin de concientizar a la gente sobre todos los maltratos de los que son objeto los animales utilizados en los circos. “Queremos mostrar que la alegría y belleza que la gente ve en el escenario se traduce en igual sufrimiento y maltrato para estos animales detrás del escenario”. Pablo está trabajando muy fuerte en la protección de los animales y de la naturaleza en general, y qué mejor que hacerlo con una organización con el alcance y la seriedad de PETA.

Además de continuar con la Toonymanía y la protección de animales con PETA, Pablo Azar se siente listo para explorar terrenos en la actuación en los que aún se siento incompleto, como participar en un largometraje o en algún proyecto en inglés. Todo esto sin dejar atrás las telenovelas que quiere tanto y tantas satisfacciones le han traído. Asegura que tal vez en un futuro no muy lejano pueda llegar a producir sus propios proyectos. Estas características, propias de un alma sensible, hacen de este mexicano todo un exponente del arte hispano; su talento desbordante y su preparación con seguridad lo llevarán muy lejos, y en la historia quedará la gran huella y el legado de Azar, y ¡no por azar!

Leave a Reply